Post Parto

Desgarros perineales: cuando el tiempo vale oro

By 17 enero, 2020 No Comments

El traumatismo perineal es la forma más frecuente de lesión obstétrica, que puede implicar una lesión del esfínter anal.

Las lesiones musculares se pueden generar por desgarros, episiotomías, desinserciones o sobreestiramiento. En esta ocasión hablaremos de los desgarros.

¿Qué es un desgarro? Es una lesión donde el músculo es elongado más allá del límite máximo de su elasticidad y compromete en grados variables la estructura de este.

La expulsión del feto ocasiona lesiones que pueden limitarse a la mucosa de la horquilla perineal, tegumentos, tejido celular subcutáneo o extenderse a estructuras musculares que intervienen en los mecanismos de defecación y continencia. Según su extensión y el grado de afectación muscular.

La RCOG (Royal College of Obstetricians and Gynaecologists) describe 4 grados.

– Desgarro perineal de primer grado: compromete piel del perine y mucosa vaginal.

– Desgarro perineal de segundo grado: se afecta el músculo elevador del ano, sin afectar esfínter anal .

– Desgarro perineal de tercer grado: se lesiona el mecanismo esfinteriano anal. Y se divide en:

  • 3 A : que afecta el 50 % del esfínter anal externo
  • 3 B : afecta a más del 50 % del espesor del esfínter anal externo
  • 3 C : alcanza el esfínter anal interno

-Desgarro perineal de cuarto grado:  Es un desgarro grado tres más afectación de mucosa rectal.

Como cualquier desgarro en otro lugar de nuestro cuerpo, tiene consecuencias que serán variables según el grado que presentemos, y que podrían ir desde dolor  o malestar  en la zona perineal hasta disfunciones urinarias como incontinencia o disfunciones anorrectales como la incontinencia fecal, incluso disfunciones sexuales como la dispareunia.

El intervalo de tiempo entre el parto y el comienzo de los problemas funcionales es variable, por ello es importante que siempre posterior a un desgarro, valorar tu traumatismo perineal con un kinesiólogo especialista en rehabilitación perineal.  No esperes a que pasen los años y que se sumen nuevos factores que puedan repercutir en la salud de tu piso pélvico.

Kinesiologa Karina Reyes Castro.

Leave a Reply

cinco × cinco =