Post Parto

Lactancia materna: un desafío como sociedad

By 28 agosto, 2018 No Comments

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 primeros meses, y complementaria hasta los 2 años de vida.

En Chile la meta sanitaria de lactancia materna exclusiva al 6to mes de vida es de un 60%, sin embargo actualmente se ha alcanzado un 57%, esto ligado a diversas estrategias desde distintos sectores, ya que las intervenciones pre y postnatal que como sociedad (equipo de salud, familia, entorno) podemos hacer son fundamentales en el desarrollo de una lactancia exitosa y duradera.

Existen miedos y mitos relacionados a la lactancia como el dolor al amamantar, la cantidad de leche que puedo llegar a tener, la capacidad nutritiva y calórica de esta. También se dice que no todas las leches son buenas, que amamantar deforma el pezón o que los recién nacidos solo duermen con el pecho materno.

Todas esas afirmaciones son mitos y miedos que hemos generado como sociedad en torno a la lactancia, por tanto una consulta y acompañamiento adecuado con profesionales capacitados siempre es fundamental para el buen desarrollo de la lactancia, y dejar atrás todos estos miedos sociales.

La lactancia es beneficiosa para la madre y el recién nacido

La lactancia materna es beneficiosa tanto para la madre y como para el recién nacido, siendo estos beneficios para toda la vida.

En cuanto al recién nacido es fundamental para ganar inmunidad, ya que es primordial la inmunidad que recibe de la madre a través de la leche materna, por lo que un recién nacido alimentado con leche materna se enferma menos en los primeros meses de vida.

Además el aporte nutritivo que recibe es mucho más beneficioso que el aporte entregado por las fórmulas derivadas de las leches de vacas, ya que están en cantidad y proporción adecuadas para la absorción de cada niña/o, favoreciendo también la digestión.

Estudios han demostrado que un niño amamantado tiene mayores posibilidades de generar un apego y vínculo seguro con su madre y cuidadores, lo que ayudará en el futuro a desarrollar confianza y seguridad con el entorno.

En cuanto a la madre, favorece considerablemente la recuperación postparto, ayudando en cada mamada a la involución uterina, la recuperación del peso después de la gestación, disminuir la probabilidad de desencadenar depresión postparto, y a largo plazo disminuir las posibilidades de desarrollar enfermedades como osteoporosis, cáncer mamario y ovárico, entre otras. Además genera un vínculo seguro con el niño/a para toda la vida.

Por estos antecedentes, como sociedad debemos aportar y generar los espacios de acompañamiento para un buen desarrollo y cuidado de las madres que amamantan a sus hijos, porque con ello cuidamos nuestro futuro y contribuimos en la construcción de una mejor sociedad.

Dayaán Olivera
Matrona Universidad de Chile
Diplomada en Gestión de calidad en Salud
Diploma (c) Gestación, parto y puerperio humanizado.

Leave a Reply

dos × dos =